Make your own free website on Tripod.com
prosa_bdsm
Home
Justine o Los infortunios de la virtud
La Venus de las pieles
Historia de O
Beacul
Elogio de la madrastra
Las Edades de Lulú
La atadura
El ama. Memorias de Françoise MaÎtresse
La esclava instruida
Nueve semanas y media
Contacto
La atadura

Vanessa Duriès

84-8310-801-1_big.jpg

vanessa.jpg

Libro de culto de la literatura erótica contemporánea, La atadura se ha convertido en un punto de referencia en el mundo sadomasoquista no sólo por la fuerza de sus páginas, sino también por la trágica desaparición de su jovencísima autora, quien se inspiró en sus propias experiencias para escribir la novela. No en vano el célebre editor y estudioso francés Jean-Jacques Pauvert ha escrito que La atadura «revela un profundo cambio de mentalidad» en el modo de abordar el tema.

 

Vanessa, estudiante de letras, siente una atracción irresistible hacia Pierre, un hombre maduro que la introduce en el mundo de la dominación. Con una sinceridad rayana en el candor, «Laïka», nombre que adopta después de su iniciación, conduce primero al lector por las sombras de su infancia, marcada por humillantes castigos, antes de introducirle en las primeras prácticas sadomasoquistas. Así, al hilo de las sucesivas pruebas a las que Laïka se somete, el lector alcanza a comprender la plenitud de su goce ya de adulta. De este modo, Vanesa Duriès nos adentra, con extraordinaria lucidez y serenidad, en el vínculo imprescindible para participar en ese peligroso juego que ata a la sumisa a su Amo, un vínculo basado en la confianza y en el absoluto respeto a los límites establecidos de común acuerdo. Con la misma claridad, describe las paradojas de la dominación erótica: por un lado, el sometimiento es la prueba del amor de la sumisa hacia su Amo; por otro, esa absoluta entrega no hace sino subyugar al Amo, quien se convierte a su vez en un fascinado esclavo de su víctima.

Vanessa Duriès escribió el perturbador relato La atadura a los veinte años, mientras, al igual que Laïka, estudiaba letras. Publicada en 1993, la novela suscitó de inmediato una gran polémica, y la prensa no escatimó elogios. La autora murió en un accidente de coche a los pocos meses de que se editara la obra, tras algunas apariciones en la televisión francesa. La atadura, lejos de ser una simple narración de encuentros sexuales, constituye la indagación introspectiva de una joven hacia el conocimiento de sí misma.